Saltar al contenido
Home » Blog » ¿Qué es la blockchain?

¿Qué es la blockchain?

Desde hace una década, la palabra Blockchain ha estado sonando en todas partes, cada vez con más fuerzas, pero ¿qué es? Pues MigraCoin es un emprendimiento que nace directo desde la blockchain, así que podemos ayudarte a entenderlo.

Más que una tecnología, se trata de un paradigma de tratamiento de la información o de una estructura de almacenamiento y manejo de datos. Te daremos una introducción breve, sin tecnicismos, al mundo de la blockchain.

Entendiendo la blockchain

Imagina que vas a guardar un documento importante de tu empresa o de tu familia, y decides digitalizarlo. Si lo guardas en tu disco duro, es posible que cualquier falla técnica deje el documento fuera de tu alcance (o de cualquier miembro del equipo o tu familia) hasta que no repares la falla. Pero, ¿qué tal si haces una copia en la PC de los otros miembros?

Si lograses conectarlas de tal forma que cada modificación o cambio que haga alguien sea inmediatamente cotejado y verificado por los demás en tiempo record, lograrías que siempre todos tuvieran acceso a la última versión del documento. Además, conseguirías que todos estuvieran de acuerdo en su autenticidad y su contenido, todos tienen una copia fiel y exacta.

Algo semejante es lo que hace Blockchain pero a gran escala (y con muchísima mayor complejidad tecnológica y técnica). La Blockchain no sólo puede almacenar un documento, sino cualquier clase de registro.

Pero aunque esto se parece mucho a Google Drive o a Dropbox, la analogía termina aquí. Porque para empezar, Google o Dropbox son sistemas centralizados, y nosotros vamos a proceder a romper ese paradigma: blockchain es, en primer lugar, un sistema descentralizado de gestión de la información.

¿Cómo se construyen los bloques?

Aclaremos los términos. Blockchain se traduce como cadena de bloques. El nombre hace referencia al esquema o la forma en que todos almacenaremos las copias de la información y las distribuiremos: todos tendremos un paquete de información al que hemos decidido llamar bloque.

Lo que el protocolo hace a continuación es cifrar el contenido de ese paquete con alguna técnica de criptografía (Bitcoin usa SHA256, pero la verdad existen muchísimos algoritmos más). Este cifrado es importante, porque brinda seguridad a la información que introducimos dentro de los bloques. La parte “cripto” del nombre de las criptomonedas viene de esas técnicas de criptografía que emplea la blockchain.

Una vez que se tiene ese bloque cifrado y todos tenemos una copia, empezamos a construir un nuevo bloque con cualquier otra información que necesitemos compartir o almacenar en nuestra red. La pregunta es ¿Cuándo sabemos que está terminado un bloque?

El minado de criptomonedas

El algoritmo de blockchain en ese momento tiene que decidir cuándo el bloque está listo. Allí es cuando se usa el algoritmo SHA256 (o el que hayas escogido si estás construyendo tu propia cadena de bloques desde cero).

SHA256 exige la resolución de una operación polinomial. Literalmente, les plantea un problema matemático a los nodos de la red, y quien logre encontrar la solución tiene el derecho de cerrar el bloque.

Para resolverlo, siguiendo el algoritmo de SHA256, debes probar una por una las soluciones hasta encontrar la correcta. Este acto de explorar las soluciones, gastando fuerza de cómputo de nuestros procesadores, es lo que se llama minar.

Este problema matemático no es uno cualquiera. El bloque anterior creado produce un número al final, llamado Hash. Ese Hash del bloque anterior es una de las condiciones iniciales para resolver el hash del bloque que se está construyendo en este momento.

De esta forma, el valor de un bloque depende del anterior: por eso el nombre de cadena.

El mecanismo de consenso

Todos los nodos usan SHA256 (en el caso de Bitcoin) para buscar la solución. Cuando la consiguen, lo comunican a los demás nodos, y pasan a cerrar el bloque, la red le entrega una recompensa en criptomonedas al nodo que encontró la solución (es la recompensa de minado) y luego pasamos a seguir construyendo el siguiente bloque.

Si dos nodos la encuentran al mismo tiempo, algo que puede pasar en más de una ocasión, entonces la red decide que el bloque legítimo será el que se encuentre en la cadena más larga. Y así evitamos una bifurcación (¡que tengamos dos cadenas blockchain cuando debería haber sólo una!)

Este algoritmo, que mina, que da recompensas, que decide quién tiene el derecho a cerrar el bloque, recibe el nombre de Prueba de Trabajo (PoW por sus siglas en inglés). Es simple, la prueba de trabajo es el acto de calcular el hash del bloque para encadenarlo a la cadena de bloques que ya tenemos. Pero a la vez, este algoritmo legitimiza las operaciones entre los nodos.

¿Y qué hacemos con una blockchain?

¿Qué vamos a guardar en estos bloques? Al comienzo fuimos muy vagos respecto a su contenido, pero la verdad es que se guardan una serie de datos muy precisos. Todos sabemos que no estamos hablando de respaldar las fotos de nuestro ordenador, sino algo un poco más sensible.

En la práctica concreta, lo que guardamos en los bloques de esa cadena son registros de transacciones. Si transferimos una cantidad de criptomonedas de una billetera a otra (y estamos pagando la nómina de nuestros empleados con eso, por ejemplo), el registro de esa operación queda archivado dentro del bloque, protegido por las técnicas criptográficas de la blockchain.

Una vez que el bloque se cierre, como todos los nodos tienen una copia, es técnicamente imposible modificarlo. A no ser que alguien se dedique a atacar todos los nodos de la red al mismo tiempo (¡y suerte tratando de encontrar a tiempo una solución para el SHA256!), la operación será ejecutada y no será reversible.

No hay una autoridad central a la que atacar. Existen cientos, quizás miles de nodos, descentralizados y asíncronos. Hemos creado el equivalente a un sistema financiero y bancario, pero sin un banco, sino que es legitimado por todos los miembros de la comunidad, por los nodos y los dueños de las billeteras. Y además, eliminando el principal problema de los bancos: la seguridad.

Blockchain es entonces una expresión, desde un comienzo, de la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *